CRONICA DUATLON LAGUNA DE DUERO. POR CÉSAR VEGA

Fría y ventosa tarde la que nos acogió el sábado en Laguna de Duero a los integrantes del Triatlón Palencia (Tino López, Charly Carrancio, Carlos Mon, Guty , Rene y César Vega) que nos acercamos a Laguna a participar un duatlón con un circuito muy rápido corriendo y bastante peligroso en bicicleta, ya que era íntegramente urbano con rotondas, badenes, giros de 180 grados, alcantarillas…  menos mal que no llovió sino el peligro hubiese sido excesivo.

Tiene mérito que a pesar de las circunstancias demos la talla en competición porque somos de traca, yo casi sin comer después de estar por la mañana con los partidos de los niños, Charli nada más terminar entraba a currar de noche, Guty como siempre perdido con el coche , René ya se sabe que si no hay piedras y cuestas está mustio y Tino ya llegó sofocado ya que pensaba que desde Tudela a Laguna con remontar el Duero era suficiente, en fin, menos mal que nos queda Mon que a pesar de ser el juvenil es serio y responsable y hace los deberes, se sabe las características de los circuitos y todo lo que un competidor serio tendría que dominar antes de ponerse de corto. Bueno, al lío

 

 

La carrera del primer sector como comentaba muy rápida, y en mi caso me veo taponado el primer km, muy estrecho, por un grupo de tripis que parece que todavía siguen de tertulia post comida, una vez puedo pasarles cojo ritmo de carrera y cojo primero a Mon y luego a Charly que confiesa que lo de correr todavía poco, y veo a la distancia a Guty (imposible no verlo con la braga que llevaba en la cabeza), al ser circuito de continuos giros, compruebo que la gente corre mucho y que Tino está haciendo esfuerzos por coger el segundo grupo, que Rene va tirando de otro grupo en el que va Guty, y que el resto como podemos, así dos vueltas hasta que llegamos a boxes a hacer la transición, que en mi caso reconozco que por una vez en la vida la hago hasta rápida, y empieza la bici. Es un circuito de unos 6km al que hay que dar 3 vueltas y se compone de una primera parte urbana, muy peligrosa, un par de km por una carretera con un repecho y vuelta por el mismo sitio después de un giro de 180º. En este tipo de circuitos es donde la experiencia y las pretensiones de cada uno (y lo que esté dispuesto a jugarse) son importantes.

En mi caso, teniendo en cuenta que no me jugaba nada y que técnicamente no es que sea Valentino Rossi, cooperé con un compañero de viaje que se encargaba de trazarme en la parte urbana y luego tiraba yo en carretera abierta. La verdad es que tenía piernas para más, pero tampoco tenía sentido ponernos en peligro (aprovecho la ocasión para agradecer la enorme labor de los voluntarios en los puntos conflictivos, ellos sin duda evitaron que hubieran accidentes). Al ser dos vueltas nos vamos viendo todos, Tino va haciendo un muy buen parcial y se le ve remontando bastantes posiciones, Guty por delante de René pero cada vez más cerca, a René lo cojo en la segunda vuelta, va un poco encabronado (con razón), pero en Castromonte demostró que tiene más bici , Charly por detrás recortando, y Mon, como tiene que ser aprendiendo de sus mayores J.

Así entramos en la T2, primero Tino, luego a mucha distancia separados por unos 20 segundos Guty, un servidor, y Charli, un poco por detrás René y finalmente Mon, y empieza el último sector en el que todos damos lo que podemos, y cada uno con sus piques sanos dentro del club. Tino como siempre de abanderado, llega en posición 10, lo que le sirve para ser 3º en VT1, yo cada vez recortando distancia a Guty, le pasa un bombero sin problemas, pero cuando ve que el siguiente soy yo… corre como si le persiguiera el diablo para no dar su brazo a torcer y al final me sacó 1 segundo, aunque en esta ocasión creo que sería mejor decir que me faltó el pelo de un calvo para pasarle J, entrando el 43 y el 44. Charly que había pasado a René en la bici, también intenta seguirle corriendo hasta que peta, y cuando Charly  peta, peta de verdad (dice que el flato pero todos sabemos que es exceso de bullevip), llegando René el 51 y Charly el 70. Finalmente Mon  el 78º que va aprendiendo mucho y como buen tripalentino sabe que nada más llegar lo primero es poner excusas por si cuelan (grandes maestros tiene el club en este sentido).

No se puede terminar esta crónica sin agradecer a Lorena su faceta también en tres disciplinas, fotógrafa, animadora y guardarropas, así como el resto de palentinas presentes a las que todavía me cuesta poner nombre pero que sin duda se agradecen sus ánimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *