DUATLON POR EQUIPOS DE AVILA. POR CESAR VEGA

Empatizar, es la capacidad de ponerse en el lugar del otro para sentir lo que el otro siente.

Creo que ese verbo define lo que sentimos Tino, Diego, René, Guty y un servidor por nuestro compañero Juanma en la duatlón por equipos de Ávila el pasado sábado 1 de marzo y que hizo que olvidáramos cualquier estrategia de equipo, para decidir terminarlo todos juntos, independientemente del resultado final.

Y es que cuando un compañero se ofrece voluntario para sufrir, y casi agonizar desde el primer minuto hasta el último, con el fin de que el equipo pudiera estar representado es algo muy grande, que sin duda se merece la recompensa de entrar junto a su EQUIPO.

.                                                       

Aunque haya empezado por el final de la historia, toda crónica tiene su principio y éste se sitúa a los pies de la muralla, donde nos presentamos los seis integrantes del club, para competir en una prueba fantásticamente organizada por el Triatlón Ávila y que además en esta ocasión era Campeonato de Castilla y León. Gracias al esfuerzo de los compañeros en el año anterior, sobre el papel éramos de los gallitos saliendo los sextos por la cola, teniendo como todo en la vida un pro y un contra. A favor es que apenas íbamos a coincidir en el circuito en bici con equipos populares que hacen que sea un poco más peligroso el adelantamiento y como contra que desde la cerrada de boxes hasta nuestra salida había más de una hora de diferencia, en la que daba tiempo en primer lugar a quedarnos pajaritos (vaya frío y viento que hacía) y lo que es peor, daba tiempo a nuestro director técnico (Diego) a explicarnos quince veces la estrategia de equipo (para terminar haciendo lo de siempre, ni caso). 

Dentro de la supuesta “estrategia” Guty con su casio iba a marcarnos el tiempo del primer sector de carrera, pero en verdad quien lo marcaba era la intensidad de los resoplidos de Juanma, cuando parecían estertores era señal de bajar el ritmo, así durante dos vueltas, casi 20 agónicos minutos en los que pensábamos que el paciente se nos iba, pero como es de raza, aguantó y nos encaminamos a la transición hacia el sector ciclista, que fue bastante peculiar ¿verdad Tino? (al que le pique la curiosidad que pregunte a nuestro más insigne representante que yo tengo pacto de silencio), aunque siempre con la certeza que no iba a salir nada de lo planificado, como así fue (en eso lo clavamos).

La primera vuelta en bici la describiré con un guiño ochentero: parecíamos la pandilla de Verano Azul por las calles de Nerja (los jóvenes a buscar por youtube), lo que tardamos en agruparnos y coger ritmo fue un mundo. Al final sobre la marcha decidimos que tirábamos principalmente Tino y yo, dejando a Diego cerrando con la vara preparada por si alguno se quedaba y la verdad es que hasta parecíamos un equipo. Yo me pegué una buena paliza, cuanto tiraba porque pegaba el viento y cuando tiraba Tino para no perderle la rueda que este chaval va como un tiro.

Salió un parcial decente en bici, con dos últimas vueltas espectaculares, no ya tanto por nuestras prestaciones (que también) sino porque nos iba abriendo el paso una moto de la policía y ya dudábamos si éramos del Tripalencia o del Sky. Llegamos a la segunda transición que la hacemos unos mejor que otros pero ya teniendo claro que el objetivo no es la clasificación, sino terminar y disfrutar. Juanma que ya de por sí iba justo de entrenos es el que más nota el siempre doloroso cambio de sector, pero hete aquí que fue pasarnos los que se jugaban el pódium, que su diésel empezó a carburar y entramos casi pletóricos, llega a durar la carrera 5km más y LO PETAMOS.

Al final 15 de Castilla y León (16 en la general) y muy contentos de haber participado, que no siempre va a ser ganar (modo ironía on), sino que también hay otras cosas que cuando las paladeas, hasta saben mejor.

De nuevo gracias a Patricia y pareja por venir a animarnos y de paso comerse un chuletón (espero que ese fuera el orden de prioridades), y volver a animar a todos los compañeros a participar en competiciones por equipo, donde se disfruta por sextuplicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *